2017, Lecturas 2017, Literatura, Reseñas

Reseña ‘La nieta del señor Linh’

‘Hola viajeros’ ¿Alguno perdido en el tiempo como yo? No se vosotros, pero a mi organizarme me cuesta, eso sí, soy metódica y para clases y prácticas sé siempre lo que tengo que hacer. Pero cuando llega la hora de estudiar, es otra cosa. ¡El tiempo vuela! Por eso he estado toda la semana sin poder escribir nada para el blog. El milagro de entradas escritas con antelación vuelve a ser un mito para mi 😛 Eso sí, ahora me lo tomo como un hobbie y disfruto mucho más pensando en que entrada escribir y sobre que hablaros 😉

A lo que voy, aquí os traigo la reseña de una historia corta pero llena de sorpresa. Si os soy sincera, he leído este libro porque no sabia que leer y, como era cortito, me parecía perfecto para desasirme de la maldición de la crisis lectora. Era un libro de esos que has adquirido en algún sitio, en alguna oferta y que dejaste tirado en la estantería sin darle demasiada importancia.

9788498380033

La nieta del señor Linh – Philippe Claudel

9788498380033 || 126 págs. Salamandra || Goodreads


Una fría mañana de noviembre, tras un penoso viaje en barco, un anciano desembarca en un país que podría ser Francia, donde no conoce a nadie y cuya lengua ignora. El señor Linh huye de una guerra que ha acabado con su familia y destrozado su aldea. La guerra le ha robado todo menos a su nieta, un bebé llamado Sang Diu, que en su idioma significa «Mañana dulce», una niña tranquila que duerme siempre que el abuelo tararee su nana, la melodía que han cantado durante generaciones las mujeres de la familia. Instalado en un piso de acogida, el señor Linh sólo se preocupa por su nieta, su única razón de existir hasta que conoce al señor Bark, un hombre robusto y afable cuya mujer ha fallecido recientemente. Un afecto espontáneo surge entre estos dos solitarios que hablan distintas lenguas, pero que son capaces de comprenderse en silencio y a través de pequeños gestos. Ambos se encuentran regularmente en un banco del parque hasta que, una mañana, los servicios sociales conducen al señor Linh a un hospicio que no está autorizado a abandonar. El señor Linh consigue, sin embargo, escapar con Sang Diu y adentrarse en la ciudad desconocida, decidido a encontrar a su único amigo. Su coraje y determinación lo conducirán a un inesperado desenlace, profundamente conmovedor.


Este es un libro que fue escrito en 2005 y que, sin embargo, trata un tema que estamos viendo hoy día. Con otros protagonistas, con ciudades y pueblos sin nombre, con guerras desconocidas y con una escritura minimalista.

Es un libro a mi parecer desconocido, nunca habría reparado en él si no hubiera sido por capricho del destino. Por una vez, ese pillo de mala leche qué suele ser el azar, ha traído a mis manos una historia enternecedora y tan realista como la vida misma.

La historia nos narra las peripecias de Linh, un anciano que ha huido de la guerra con el fin de proteger a su amada nieta, Sang Diu. Llega a una tierra de extraños, de lengua desconocida y sin personalidad, más allá de los tristes coches y la gente con prisas. Linh no deja de extrañar su pueblo nunca, sus recuerdos lo atormentan y todo lo que hace es movido por su nieta, ya que si no estuviera, no le hubiera importado morir en su tierra.

La historia parece sencilla, un anciano que huye con su nieta y llega a un país desconocido, donde entablará amistad con el señor Bark, quien también huye de su propia memoria. La relación de los personajes, esa amistad que va más allá del muro de distintos idiomas, la graciosa confusión que lleva a Linh a pensar que Bark no para de darle los buenos días, el cariño del señor Bark hacia Linh cuando el resto de la ciudad los repudia, los mira y se ríe, es una historia llena de cariño y ternura.

Pero no es sencilla, ni de lejos. El trasfondo psicológico no se intuye hasta el final, el engaño que se genera al lector durante toda la novela (y os puedo asegurar que es un engaño bueno) es lo que te mantiene enganchado sin darte cuenta. Sí, quizás hay una pista en una parte del libro, pero no reparas en ella, no te paras en ese Deux Ex Machina por que es el pasado, un recuerdo, algo que tanto Linh como el lector quieren olvidar.

Quizás no es una gran obra maestra pero creo que es conveniente leerlo en estos tiempos, creo que es una perspectiva desgarradora sobre la vida de un refugiado. Porque hay muchas guerras, demasiadas, y mucha gente que huye por otras personas, por niños en gran parte de las ocasiones. Por eso empatizas con Linh, por su nieta, y no, como debería ser, con él mismo. Si fuera por ellos mismos, se dejarían morir en su propio hogar. Y es algo que se nos olvida actualmente, que hay muchas guerras y refugiados, y que les miramos raro. Pero antes hubo más guerras y antes nuestros antepasados también eran refugiados. Porque en la Tierra, antes o después, todos tenemos que huir, obligados o no, por guerras o por cualquier otra de las tantas barbaries del ser humano.

Y no pretendo convertir esta reseña en ninguna crítica, pero este libro me ha hecho sentir el dolor del señor Linh, porque hay flanqueza en sus páginas, en cada letra que está escrita, porque la simpleza de su escritura es inversa a su profundidad. Cuando más simple es la historia más hondo te cala. En el final te taladra, te sorprende y emociona. Se te rompe el alma y sientes, que todos aquellos que han sentido la pérdida como el señor Bark, son los únicos que han sabido tratar a Linh. El señor Bark representa la esperanza de una sociedad podrida por los prejuicios, las prisas y la falta de sentimientos. El señor Linh representa lo extranjero, lo que nadie quiere mencionar ni saber, representa aquello a lo que la sociedad se ciega.

La nieta del señor Linh es una novela sencilla, corta y enternecedora que no deja indiferente, que se abre paso por tu alma y te toca. No es una obra maestra, esta escrita en un estilo sin adorno, minimalista, a veces telegráfico, pero una historia ficticia tan real como la vida misma. Una historia que hace pensar y que te trae a la mente otra situación muy parecida.

Seamos más humanos, tomemos las cosas con calma, que el tiempo no se nos eche encima. Y disfrutemos de lo que tenemos, ayudemos al de al lado y al de más allá, porque no sabemos cuando nos tocará a nosotros en estos tiempos. Esto es lo que me inspira la novela, y por eso no dejo ninguna cita, ninguna frase (más que la que cierra esta reseña), es tan corto que no quiero desgranarlo, quiero que lo abráis y leáis. En dos horas lo leéis, incluso menos, que yo soy muy lenta. Merece la pena.

[…] tranquila y eterna, una hija del alba y de oriente.

Su única nieta.

La nieta del señor Linh.

¿Conocíais la novela? ¿Sabéis de más obras del autor? ¿O de obras similares?

María L. Sánchez

Anuncios

Opinar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s